Nuestros Servicios para WordPress

La tranquilidd de tener una web segura, optimizada, actualizada y vigilada constántemente

Copias de seguridad

Realizaremos copias de seguridad de la web cada semana y serán alojadas en Dropbox. Podremos recuperar la web de cualquier desastre que pueda surgir.

Comprobación de seguridad

Ejecutaremos una inicial comprobación y corrección de las faltas de seguridad de WordPress. Desde ahora será mucho más difícil que los ataques a tu web consigan infectarla.

Escaneos periódicos de seguridad

Escanearemos la web periódicamente en busca de malware, permanencia en blacklisting, errores en la web y software desactualizado.

Protección anti ataques

Se pondrán límites a los intentos de login para evitar los ataques de fuerza bruta. Además de bloquear las IPs atacantes.

Monitorización web

Monitorizamos tu sitio web de manera continua desde múltiples localizaciones. Si la web queda offline te avisamos al instante.

Actualizaciones constantes

El core de WordPress, sus plugins y el tema, se mantendrá actualizado, con las mejoras y seguridad que esto conlleva. Además se vigilará el abandono de plugins por sus desarrolladores.

Optimización SEO

Realizamos una optimización SEO básica de tu web y te aconsejamos sobre posibles mejoras a realizar. No permitas que Google penalice tu web.

Optimización de carga

Una web que tarda en cargarse no solo es un engorro para tus usuarios, también es penalizada por Google. Mejoramos tu clasificación en PageSpeed Insights.

Desarrollo web

Con nuestros conocimientos tendrás rápido acceso a trabajos de diseño, maquetación, desarrollo web e introducción de contenidos. Pásanos todos tus problemas y relájate.

Cualquier web lo necesita

La seguridad y el mantenimiento de WordPress: imprescindibles para nuestra imagen empresarial en Internet y para el SEO o posicionamiento en buscadores

Mala experiencia de usuario:
aumento de la tasa de rebote y bajada de conversiones y de visitas

Quién no se ha encontrado en Internet webs con errores de usabilidad y de navegación, páginas que faltan, enlaces rotos, promociones caducadas, formularios de contacto que no funcionan...
Ante esta situación lo más normal es dar una impresión de abandono o incluso de cierre de negocio, de falta de consideración por los usuarios y usuarias y del negocio en general.
Menos frecuente pero no inusual es encontrarse con webs infectadas por malwares o virus.
Esta situación ya no solo da una imagen pésima de nuestro negocio sino que también puede ser peligrosa para los o las visitantes. Ya que, a través de nuestra web, pueden introducirse en el ordenador del o la visitante virus que pueden dañar seriamente su ordenador o dispositivo móvil, además de sustraer información personal y confidencial.

WordPress infectado:
un gran peligro para nuestos visitantes y para nuestro negocio

Una web infectada es algo más común de lo que pueda parecer. Además, muchas veces, no son detectadas; al menos no a tiempo.
Esto se debe a que muchos ataques intentan permanecer lo más oculto posible para retrasar su eliminación. Por ejemplo: un ataque típico es infectar la web con enlaces de blackseo (el SEO ilegal); en el que muchas veces se intenta esconder los enlaces para el ojo humano (con cambios de color, posicionándolos ocultos...) pero no para Google. O también por la falta de revisión de la web y de avisos por parte de los usuarios o usuarias.
Así, muchas veces, el propietario de la web no es consciente de su problema.

Por parte del usuario o usuaria que entra a una web que ha sido atacada, el problema está en su experiencia de usuario, que puede ser bastante mala.
Por ejemplo puede ver páginas completamente llenas de enlaces muy raros, algunos de los cuales pueden enlazar con virus u otras páginas infectadas. Puede ver algo parecido en los comentarios. O banners de publicidad que no has puesto tú. También es muy frecuente que aparezcan ventanas o popup que, en algunos casos, incluso imposibilitan el acceso al contenido real de la web.
Incluso puede que el ordenador del visitante sea directamente infectado con virus que, por ejemplo, le llenarán su ordenador de publicidad y programas malintencionados que pueden robarle datos personales.

Esta mala experiencia por parte del usuario o usuaria, o cliente potencial, puede hacer que abandone la web al momento, aumentando así la tasa de rebote (más o menos: la cantidad de visitantes que abandonan la web habiendo solo visto la página a la que llegaron), lo cual Google penaliza para el posicionamiento.
Pero también puede dar lugar a que este o esta visitante no deje comentarios, no se apunte a la newsletter o pierda las ganas de contactar contigo o contratar tus servicios.

A la larga, todos estos problemas llevarán a una bajada de visitas y una tasa de conversión menor. Ya sea por bajada en el posicionamiento o por que Google ha marcado tu web con algunos de los carteles tan dañinos que avisan de una web peligrosa: El sitio al que vas a acceder contiene software malicioso, Este sitio puede dañar tu ordenado, o Esta web es potencialmente peligrosa.

¿Cómo puede ser una web infectada?

Todo software está en constante evolución, ya sea por mejoras, arreglos o seguridad. De vez en cuando a este software se le encuentran fallos de seguridad.
Estos fallos son corregidos con la mayor velocidad posible. Pero también son aprovechados por personas malintencionadas que buscan utilizar estas debilidades para infectar tu web con enlaces beneficiosos para ellos o ellas, publicidad o incluso virus que intentarán instalarse en el ordenador del visitante y sacar provecho.

Es aquí dónde reside la mayor parte de la importancia de tener la web actualizada. Una web actualizada tiene poquísimas posibilidades de ser infectada.
Y si, además, esta web tiene comprobaciones de seguridad, escaneos periódicos de seguridad, protección anti-ataques, monitorización y actualizaciones constantes, y, en general, una vigilancia profesional, las posibilidades de repeler los ataques son altísimas.
A todo esto se le debería sumar copias de seguridad periódicas en un servidor distinto al que aloja la web, de modo que, en caso de que ocurra un desastre o una pérdida de datos en la web, se pueda recuperar completamente una versión estable y volver a tener la web funcionando correctamente.

Por qué un profesional

A pesar de las grandes mejoras en usabilidad y facilidad de uso que constantemente van apareciendo alrededor de WordPress y sus plugins, el hecho de actualizar la web y mantenerla segura no es una tarea fácil.
Las incompatibilidades entre plugins, los problemas de maquetación, las actualizaciones especiales de seguridad que hay que instalar rápidamente, el abandono de plugins, y muchos otros factores, hacen de ésto una tarea que se debe dejar en manos de un profesional dedicado.

Volver arriba